viernes, 22 de junio de 2007

Seminario de Paisaje en los Estudios Culturales y la Historia del Arte

FACULTAD DE ARQUITECTURA Y URBANISMO

Con la Participación de unas 25 personas, esta semana se inició este curso que cuenta con una carga horaria de 24 horas y lo organiza la Maestría Paisaje Medio Ambiente y Ciudad. Continuará los días 3, 4 y 5 de julio de 18.00 a 22.00, en el aula 19 del postgrado de la unidad académica de la UNLP

Esta semana comenzó el Seminario de Paisaje en los Estudios Culturales y la Historia del Arte, que se realiza en la Facultad de Arquitectura de la UNLP. El curso está a cargo de la Arquitecta Graciela Silvestre, Dra. en Filosofía y Letras y profesora de la Universidad de Buenos Aires. Las primeras jornadas contaron con 25 seminaristas, “La mayoría de ellos son alumnos de la Maestría Paisaje, Medio Ambiente y Ciudad que se desarrolla en la FAU desde el año 2005”, afirmó el arquitecto Leandro Varela, Coordinador Académico de la casa de estudios.Las temáticas que se tocaron en estos tres días de cursada fueron nociones de paisaje que actualmente se manejan en el ámbito de los estudios culturales, la historia del arte y la filosofía.Un objetivo de esta capacitación es el de orientar a los alumnos en la lectura de textos complejos, la interpretación de imágenes y obras, y la toma de una postura crítica ante el material.En la segunda parte del curso se harán presentaciones grupales, las que serán calificadas, y al término del seminario se entregarán los certificados correspondientes.Los interesados se pueden comunicar al 221- 4236587/ 90 int. 250 ó bien consultar con en la página Web de la Maestría " Paisaje, Medioambiente y Ciudad": www.maestriapaisajeunlp.com.ar

miércoles, 20 de junio de 2007

La UBA realizó un estudio sobre los tres gobiernos peronistas


Se titula "Universidad y liberación nacional", y el objetivo es dilucidar de qué manera se comportó la Universidad y la clase media argentina en el marco de la revolución nacional.Juan Domingo Perón.

La Universidad de Buenos Aires (UBA) realizó una investigación sobre las tres gestiones peronistas. Los objetivos, son analizar los programas políticos, económicos, sociales y culturales de los años que van desde la década del '40 a la del '70.

El punto de partida y la razón del título, "Universidad y liberación nacional", pretende dar cuenta del objetivo de esta investigación, centrado en el intento de dilucidar de qué manera se comportó la Universidad y la clase media argentina en el marco de la revolución nacional inaugurada en el año 1945, cuyo proceso político tiene un desenlace en marzo del año 1976.

La investigación, desarrollará un recorrido por la gestión del establecimiento, centrado en el análisis del período de los gobierno peronistas que transcurren entre los años que van de 1946 a 1955 y de 1973 a 1975. El volumen se organiza a través de ocho capítulos y se inicia con un estudio de la experiencia de la UBA entre los años 1946 y 1955.

Con este objetivo, se desarrolla un análisis de las principales medidas implementadas y de la legislación sancionada en el período. Además, se hace especial mención al planteo de Ricardo Guardo, intelectual vinculado a la formulación de la Ley Nº 13.032/47.

También, se intenta cavilar la formación del programa de la UBA a partir de algunas ideas de John William Cooke, intelectual orgánico al movimiento de liberación peronista.


(Agencia NOVA)

Un mundo insoportable

(por Nora Veiras) Lunes 19-mar-2007 Era domingo a la tarde. Espléndido. Sol, una temperatura agradable, nada de viento. Un escenario ideado para disfrutar. En un sendero rodeado de inmensos árboles, esos añosos, que llevan generaciones viendo pasar la vida de los otros, tres criaturas se inquietan al vernos entrar. Sí, entrar porque el sendero conducía a un viejo club de tiro abandonado. El más grande, flaquito como todos, con las costillas al descubierto, se acerca: –No se asusten –dice e invita a evaluarlos–. No tenemos nada, nos perdimos y no sabemos cómo salir. –No hacemos nada –aparece otra voz más infantil todavía–. Nos estamos drogando, tranquilos. El tercero llevaba la infaltable lata de pegamento con la bolsita para poder encerrarse a aspirar en ese otro mundo. Les indicamos el camino, buscaron a un cuarto que estaba más desorientado aún, y se fueron con rumbo desconocido. Nosotros seguimos camino. Ibamos a ver las cabras, las vacas, la quinta de lechugas, cebollas, tomates y la plantación de maíz. Todo orgánico, todo natural, nada de tóxicos. En eso había mutado el inmenso terreno donde en algún tiempo se reunían para aprender a disparar con precisión. Del otro lado del camino, “la comunidad” seguía desplegando actividades. Desde las seis de la mañana un grupo de sesenta personas de distintas partes del mundo se organizan para autoabastecerse y abastecer a sus “clientes”. Elaboran cerámicas, panes, budines, trabajan en jardinería, reparten leche de vaca y de cabra. “Vivimos como la primera comunidad que siguió al hijo de Dios”, explica uno de ellos ante la incredulidad de alguien que intenta entender, pero choca en cada pregunta con sus propios prejuicios. Son de distintas edades, culturas, clases, todos diferentes pero todos movidos –creo– por un mismo objetivo: hacerse otro mundo posible. Para entrar a la comunidad dejan “todo”. Ni discos, ni ropa, ni películas. “Acá no hay nada de uno, todo es para todos”, repite una de las chicas que hace cinco años dejó atrás su otra vida. “¿Qué dejé?” –se pregunta y se responde: “la independencia, la libertad, pero tenía eso y no era feliz. Acá estoy bien, no hay egoísmo o, por lo menos, el egoísmo no es lo que rige todo como allá”. “Allá” es ese mundo en el que uno vive, sobrevive, a tientas tratando de “protegerse” ¿De qué? De todo, de los precios, del vecino, de la pobreza, de la soledad, y ahora ¡hasta del granizo! Un mundo en el que prima una ilógica de exterminio que ni el más diabólico demiurgo hubiera imaginado. Un mundo en el que los intentos colectivos son tachados, todavía, de sospechosos. En esa espléndida tarde de domingo me encontré con dos formas de evadirse de una realidad insoportable. Unos y otros cayeron o eligieron el afuera. ¿Y el resto?